RESEÑA HISTÓRICA DE LA UNIDAD EDUCATIVA BARRANCAS

Para el año 1944, existía en la comunidad de Guanaguana, tres escuelas denominadas escuelas federales y señaladas con números las cuales funcionaban en tres locales diferentes 1er grado solo para hembras a cargo de la Maestra Gladis Prada que ejercía en la casa de Jesús Prada, hoy propiedad de la Sra. Luisa de Medina, otra de 1ro a 3er grado solo para varones en la casa de el Sr. Francisco Hernández, hoy propiedad de la Sra. Zoila de Hernández, cuyo maestro se llamaba Roberto Gómez, una tercera Escuela solo para varones con 2do, 3ro y 4to grado con sede en la casa de Esteban Gómez con dos maestras, una para 1er grado llamada Hilda Jiménez y 3er, 4to y 5to grado a cargo de la Maestra Lourdes de Prada.

Para el año 1945 y 1946 eliminan estas escuelas y los alumnos de 4to y 5to grado pierden un año de estudio.

Para el año escolar 1946 y 1947, gradúan la Escuela con el Nombre de Escuela “Barrancas”, la cual pasa a ser mixta y eliminan también la escuela de varones, siendo los nuevos docentes: Ventura Russian (1er Grado), Flor Emilia Faud (2do Grado), Manuel de Jesús Alfonso Coraspe (3ro y 4to Grado) y el director de la escuela Luís Daniel Soza, (maestro de 5to y 6to grado).

Para el año 1953 y 1954, reubican la escuela en la casa del Señor Víctor Granados Bermúdez ejerciendo la dirección el Profesor Francisco Verde donde cada maestro trabaja con un solo grado y también cuenta con un obrero para el aseo.

En el último año del gobierno del Doctor Raúl Leoni (1969), construyen la Escuela actual, cuenta con dirección, secretaria, biblioteca, laboratorio, taller de manualidades, un salón de computación y obreros.

La presente reseña histórica refleja la evolución de la localización y las personas que contribuyeron y estuvieron presentes para que se forjaran bases en el logro de lo que es hoy la Unidad Educativa Barrancas, y que día a día el futuro de nuestro pueblo esta en manos de ella. Si bien esta referencia se queda muy corta, en vista, que aún faltan antecedentes pero sería de mucha ayuda quien podría a ampliar el texto, que serviría de referencia para ir completando la historia local de la educación en Guanaguana.



Introducción

Cada hijo de cualquier comunidad siempre tiene en mente idear un medio para dar a conocer todas las bondades que posee su pueblo, en especial si es donde abrió por primera vez sus ojos, donde dio sus primeros pasos, aprendió a hablar, a correr, estudiar, y sobre todo difundir su historia, su naturaleza, su gente, en fin sus tradiciones, esto se hace con gran orgullo y sentido de pertenecía, hoy día gracias a la tecnología, podemos llevarlo a cabo. Este blog es diseñado con la intención de ir mostrando la evolución de la historia local y la que ya ha estado plasmada a lo largo del tiempo y que aunque siendo muy poca se ha podido ampliar y hacerla interesante. En este blog, se hace público acontecimientos que de una u otra manera ha enriquecido nuestra cultura y se enaltece el gran aporte que dejan o están dejando nuestros coterráneos, que con su gran ingenio y creatividad visualizan un pueblo soñado, en donde cobra vida los cuentos, las anécdotas, las leyendas y los acontecimientos que día a día ocurren en nuestra comunidad.

Guanaguana, si, así como se lee “Guanaguana”, es en esencia uno de los pocos pueblos que del oriente venezolano goza de la tranquilidad que anhelamos. De allí, que quienes vivimos en este maravilloso pueblo sentimos orgullo y a donde vamos y en donde estemos somos guanaguaneros y lo decimos con el corazón.

Espero les guste,

Lcdo. Mauro Contreras

Fábula sobre la Fundación de Guanaguana

Corría el mes de Mayo de 1729, cuando un tropel ensordecedor de bejucos y ramas quebradas, hizo correr a un grupo de indígenas que reunidos veían como el cielo se ponía gris, tal vez presagiando la lluvia que caía muy seguido por esa zona, algunos pudieron huir, pero otros cayeron ante las balas del arcabuz invasor.

Los hombres que acababan de llegar, eran los mismos que desde Cariaco siguieron la ruta del cerro negro, fundando pueblos y villas: Santa Maria, La Guanota, San Agustín, Caripe…

Y hasta aquí llegaron en sus briosos caballos, y sus perros despiadados. Que ladraban hasta jadear cuando olfateaban a un indio.

Los hombres que llegaron a caballo interrumpieron la tensa calma de siempre. Eran blancos, altos y fuertes. Sus risas jactanciosas retumbaban en el eco de la montaña. Eran los mismos de los que llegaron al territorio allá por 1498 cuando Colón llegó a las costas de Macuro.

Pero los hombres de estas tierras se fortalecieron y se unieron bajo el axioma caribe: “Ana Karina Rote y Toro Papiro Nanto”, (Solo los caribes somos hombres, los demás son esclavos)y bajo esta premisa, Las aguas de Guatatá se tiñeron de rojo. El poderío español fue superior no podía la flecha envenenada de curare contra la pólvora del arcabuz.

Ahora llegaban los frailes que empezaron a evangelizar y a enseñar el castellano, y se construyó el primer templo cerca del Guatatá. Allí comenzó el verdadero poblamiento, en esta tierra donde el indígena practicaba la agricultura, la siembra del Maíz se hizo más productiva y su verdor se confundía con una manada de pericos volando por las montañas.

Y tuvo que suceder una fuerte crecida del río después de muchos días de lluvia arrasó todo a su paso: siembra, animales, viviendas y también la iglesia. Por lo que los frailes decidieron construirla nuevamente en una parte alta alejada del río.

La población iba en aumento, ya blancos e indios compartían las labores agrícolas, trajeron de España vacas y caballos que pastaban cerca del Guatatá. El café seguía produciéndose… Y así se hizo San Miguel Arcángel de Guanaguana que de verdad, verdad, era como le llamaban los indígenas: ABUNDANTE AGUA.